5 ORGASMOS FEMENINOS QUE DEBES CONOCER

Diseno-sin-titulo-2

Los orgasmos son la culminación de una relación sexual, un clímax que libera placer y tensión acumulada durante la excitación.

La sexualidad femenina es un poco más compleja que la de los hombres, tal vez mucho más de lo que algunos piensan. Una mujer por lo general, necesita de mucha estimulación para excitarse y alcanzar orgasmos.

Al ser tan complejo, es necesario conocer más acerca de cómo se puede obtener placer. Así, muchas parejas deciden experimentar con juegos sexuales y también con formas de exploración individual que permiten conocerse mejor y conseguir una experiencia altamente satisfactoria.

Se ha observado que las mujeres pueden llegar a sentir diferentes tipos de orgasmos al estimular ciertas partes de su cuerpo. ¡A continuación te lo explicamos!

Estimulación clitoriana

El clítoris tiene un haz de terminaciones nerviosas y se ubica en la parte anterior de la vulva femenina, bajo el prepucio clitoriano (es decir, la parte triangular de los genitales femeninos que se conecta con los labios). Similar a un pene, el clítoris se hincha, agranda y se pone más sensible cuando una persona se excita sexualmente.

Para la mayoría de las personas, la estimulación del clítoris es probablemente la forma más fácil de experimentar un orgasmo. En un estudio del 2017 en el que participaron más de mil mujeres, 7 de cada 10 personas que tuvieron coito heterosexual, informaron que tuvieron la necesidad de estimular el clítoris para llegar al orgasmo en dicha relación sexual, o que la estimulación del clítoris, si bien no fue necesaria para alcanzar el orgasmo, lo mejoró.

Vaginal

Este es uno de los tipos de orgasmos más difíciles de alcanzar ya que la mera penetración no estimula lo suficiente el famoso punto G.

Para conseguir este orgasmo es preciso empeño y mucha estimulación. A pesar de su complejidad, te recomendamos no dejarlo de lado ya que puede ser extremadamente satisfactorio.

Para lograrlo, una buena comunicación es importante. Ya que existen diferentes posiciones que pueden lograr estimular esa parte: de pie, de rodillas, sentados, desde atrás, de lado… hasta que encuentren la posición perfecta donde se sienta el mayor placer posible.

En algunos casos, las mujeres llegan a este tipo de orgasmo cuando están sobre su pareja puesto que pueden controlar el movimiento, aunque también pueden lograrlo estando debajo, si la pareja consigue alcanzar el cuello del útero.

Anal

Muchas mujeres pueden alcanzar el orgasmo durante el sexo anal, simplemente no se habla mucho en la cultura popular. Las paredes anales son ricas en terminaciones nerviosas y entre las zonas erógenas más sensibles del cuerpo.

La estimulación del nervio pélvico a través del recto también puede conducir al placer en algunos aspectos sorprendentes. Incluso algunas mujeres consiguen disfrutar más del sexo anal que del vaginal una vez lo dominan. Para practicarlo es fundamental una buena estimulación previa, relajación y lubricar la zona. Un juguete erótico puede ser la mejor herramienta para empezar a practicarlo.

 Del Punto G

Este es uno de los orgasmos femeninos más cuestionados. Sobre todo por la dudosa existencia de este “botón”. Sin embargo las que lo han experimentado saben que existe y que está atrás del hueso púbico, y, además, tiene una textura rugosa. Ahí es donde surge esta detonación. Para lograrlo, la mejor opción es que tú la penetres estando ella boca abajo y así, el peso de tu pene o consolador en movimiento activará con más facilidad el enigmático detonador.

 A través de la boca

Los besos labio a labio son efectivos para conocer la pericia de quien es nuestro prospecto de amante, entre otras ventajas. Y si tomamos en cuenta que también es un chispazo para excitarnos sexualmente, su naturaleza erótica es capaz de lanzar a la mujer al paraíso que creíamos sólo visitábamos gracias a los genitales. Que esta zona erógena tenga gran parecido con la vulva y la lengua pueda simular al miembro viril tiene mucho que ver con lo que es posible que el cerebro entienda. Hay que decir algo: hay estudios que han demostrado que en el placer femenino también influye la psique, es decir, lo que piensa y siente por la pareja para llegar al orgasmo en general. La manera de lograr este clímax parte de la misma clave que rige al anterior: concentración y gran apego con su acompañante.

¿Sabías que los orgasmos son beneficiosos para nuestro cuerpo y mente?

Hace que tu sangre fluya

Los orgasmos aumentan la circulación, manteniendo el flujo de sangre a la zona genital, lo que a su vez ayuda a mantener el tejido sano.

Es una forma de “cardio”

A pesar de que no se puede considerar una alternativa al ejercicio diario, tener un orgasmo es una actividad cardiovascular.

Levanta tu estado de ánimo

Además de endorfinas, la dopamina y la oxitocina también se liberan durante el orgasmo. Estas hormonas mejoran el estado de ánimo,

Ayuda a dormir

Durante el sexo se liberan endorfinas y éstas tienen un efecto sedante. Por eso es común dormir muy bien después de la intimidad.

Es un analgésico natural

Los orgasmos pueden ayudar a aliviar ciertos dolores y molestias como las migrañas y los calambres menstruales.

Son muchos los beneficios que tiene el orgasmo femenino y es importante conocerlo y sobre todo que no sea un tabú. Las mujeres tenemos que aprender a disfrutar de nosotras mismas y también disfrutar con nuestro acompañante sexual y que mejor que conocer todo lo relacionado con el orgasmo.

¡Bye Bye caída con el champú de Nuggela & Sulé!
¿PARA QUE SIRVE LA ROSA MOSQUETA Y CÓMO SE USA?
 

Comentarios

No hay comentarios por el momento. Sé el primero en enviar un comentario.
Invitado
Sábado, 28 Mayo 2022

Al aceptar, accederá a un servicio proporcionado por un tercero externo a https://www.farma13.com/